Skip to content

Oliver Cromwell, el descabezado

June 25, 2014

 

cromwell

Continuando con el ejercicio del taller de cuento #10alas10, impartido vía la red social Twitter, cada miércoles a las diez de la noche hora centro de México, y que actualmente se encuentra en el ciclo de Personajes Tristemente Célebres, toca el turno a Oliver Cromwell. Pero no le vamos a dedicar el cuento a todo el controvertido señor Cromwell, sino a su cabeza, después de ser separada de sus hombros, jaja. Sí, fue decapitado. Claro que, como buena cabeza, seguramente tras conquistar la independencia de su cuerpo, siguió pensando. ¿Qué pensaría, qué reflexiones haría, la cabeza viajera de Oliver Cromwell? ¿Qué vería en su peregrinar?

Se darán cuenta de que todo esto tiene tintes surrealistas, y en efecto, esto es porque nos corresponde ejercitar la Metáfora Superpuesta, o Continuada. 

La Metáfora Superpuesta o Continuada es uno de los legados retóricos de la corriente artística surrealista.

Recuerden la fórmula básica de la metáfora: R=F, elemento real analogado con elemento figurado. De ahí surgen las distintas combinaciones que hemos estado estudiando.

La Metáfora Superpuesta tiene esta fórmula: R=F1, F1=F2, F2=F3, F3=F1, y así se cierra el círculo.

Desenredemos esto…

El elemento real se analoga con un primer elemento figurado, que a su vez se analoga con un segundo elemento figurado, que a su vez de analoga con un tercer elemento figurado, que a su vez se analoga con el primer elemento figurado.

Este es un ejemplo clásico, de libro de texto:

“Las mariposas pueblan tu boca. Los dientes son perlas; las perlas son pétalos de margarita: los pétalos de margarita son alas de mariposa”

Elemento real: dientes.

Primer elemento figurado: mariposas.

Segundo elemento figurado: perlas (analogado al tercero).

Tercer elemento figurado: pétalos de margaritas (analogado al cuarto).

Cuarto elemento figurado: alas de mariposa (que regresa así al primero, mariposa).

Un ejemplo de mi autoría:

Ruiseñor cantor es tu voz; repica a campana de plata; campana de plata con eco a cristal silbante; cristal que chifla trinos de ruiseñor.

Elemento real: voz

Primer elemento figurado: ruiseñor cantor.

Segundo elemento figurado: campaña de plata.

Tercer elemento figurado: cristal silbante.

Cuarto elemento figurado: trinos de ruiseñor.

Y listo, círculo cerrado.

¿No se llenaron de imágenes surrealistas?

La primera tarea para los talleristas será escribir metáforas superpuestas. El cuento sobre la cabeza de Oliver Cromwell, deberá incluir al menos dos metáforas superpuestas. Para recordar de lo que se trata el surrealismo, les sugiero leer este tema, del curso de cuento anterior.

Minicurso de cuento 8. Cosmopolitismo. C. Surrealismo. http://wp.me/p2CJMw-2s

Se trata de escribir un cuento que pertenezca a esta corriente, por eso la protagonista será solo la cabeza de Cromwell, no toda su persona. Pero tenemos que conocerlo, de todos modos.

¿Quién es Oliver Cromwell? Dirán, pues no es tan popular como María Antonieta, nuestra pasada protagonista de los cuentos de #10alas10. Pero tienen mucho en común.

Su primera y tristísima compatibilidad, es que ambos, María Antonieta y Oliver Cromwell, fueron decapitados.

La reina fue muerta por decapitación y Cromwell, fue un muerto decapitado, jeje. Y ambos vivieron una revolución. La Revolución Inglesa es menos popular, también, que la Francesa, pero les cuento que la hubo. Se erradicó la monarquía en 1649.

Pero, como han de sospechar las admiradoras del Príncipe William y los fans de Kate Middletton, la monarquía se restauró (en 1660).

Les cuento cómo estuvo el asunto y qué papel tuvo Cromwell. Este señor era un humilde labrador que hizo carrera militar… Y ya siendo general, dirigió la Revolución Inglesa, insurrección en contra de la corona que culminó con la muerte de Carlos I. Carlos I, o Carlos Estuardo, era un magnánimo amante del arte, en el que gastaba grandes sumas de dinero, lo que lo hizo impopular. También gastaba mucho en guerras, ora contra España, ora contra Francia, y cobraba muchos impuestos para sufragarlas. Como el parlamento se negaba a vaciar las arcas en las manos del rey, este terminó por disolverlo y se hizo un tirano con todas las de la ley. Claro, la inconformidad creció y empezó a gestarse la Revolución Inglesa.

Una vez vencido y ejecutado el rey, Cromwell, educado en la sobriedad exenta de lujos del campesino, rechazó coronarse para sustituirlo.

Pero se convirtió en “Lord Protector” de Inglaterra, Irlanda y Escocia, y los convirtió en una “commonwealth”.

El reinado se instituyó en república, llamada Mancomunidad de Inglaterra. Lo malo de todo esto es que Cromwell acabó por ensoberbecerse con el poder -llegó a tener mucho más que el propio rey-… Y también se convirtió en tirano, disolviendo el parlamento como antes había hecho Carlos, e imponiendo, incluso su rígida moral religiosa -era fanático cristiano protestante- al estilo de vida del país, prohibiendo el teatro y otras artes.

Torturaba a los “blasfemos y herejes”, aunque había proclamado la libertad de culto, e hizo guerras más sangrientas que las de Carlos I.

Ah, y también cobró más impuestos.

Al sentir cercana la muerte, Oliver nombró como sucesor suyo en el Protectorado -la República de Cromwell-, a su hijo. Justo como si fuera un reinado hereditario, vamos. ¿Así o más incongruente, el señor Cromwell?

Pero su hijo resultó débil y poco hábil para mantenerse en el puesto, y tras ocho meses en él, fue depuesto.

No les quiero hacer el recuento histórico largo, solo concluyo con  que se resolvió reinstaurar el régimen monárquico.

Carlos II se coronó, y entonces, se exhumó el cadáver embalsamado de Oliver Cromwell, y se ordenó que su cabeza fuera separada de su cuerpo y exhibida para escarmiento de los revoltosos antimonárquicos.

Curiosa ironía, puesto que Cromwell había permitido que la cabeza de Carlos I, tras ser decapitado, fuera cosida a su cuerpo para que el monarca fuera enterrado con dignidad. En contraste agudo, su cadáver fue desenterrado y decapitado. El orgulloso Cromwell se hubiera vuelto a morir del coraje, ¿no creen?

Esta historia ha inspirado ya a las artes, les recomiendo la película “Matar a un rey”, del 2004, con Tim Roth como Cromwell.

Aquí la primera parte, está completa en You Tube.

http://www.youtube.com/watch?v=I0QstexdQ3E&sns=em

Y aquí probadita de otra película, “Cromwell”, de 1970, que narra bastante fielmente los hechos…

http://www.youtube.com/watch?v=H_7RV66LXGo&sns=em

Y de refilón, este tema es un buen pretexto para releer “Los tres mosqueteros, veinte años después” libro del sagrado Dumas, en el se trata de impedir el regicidio de Carlos I.

Aquí se los dejo de sentido regalo en PDF.  La continuación de los tres mosqueteros. Me emociona.
http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/D/Dumas,%20Alejandro%20-%20Veinte%20anos%20despues.pdf

Y ahora sí, a contar cuentos retorcidos. Recuerden, son surrealistas y contenien metáforas superpuestas.

A continuación, dejo mi propio cuento inspirado en Oliver Cromwell,
Furia.

Furia

Milagro: un ojo de la cabeza abierto;
el ojo fue conciencia resucitada;
la consciencia,
fue memoria furiosa.
¡Memoria! Milagro.

Pues, ¿qué cabeza cercenada
abre un ojo?
Y esta, doble maravilla,
enseguida abrió el otro,
y la conciencia de quién era volvió.

Era Oliver Cromwell,
¡Lord Protector de Inglaterra!
-Y de Escocia e Irlanda-
la memoria pronto acotó.

Y enseguida, le recordó la traición. Después de que liberase a su patria de la monarquía, murió. Y el pueblo voluble le odió. Acusándolo de matar al mal rey para volverse peor regente, y aprovechando que estaba muerto e indefenso, sin cabeza le dejaron.

Más bien, al revés; sin cuerpo, pues la cabeza estaba despierta
y vesánica, por no tener idea de donde habría quedado aquel.

Azuzados, ojos, nariz, boca y el rencoroso cerebro, tomaron una resolución. Buscar su tronco, brazos, manos, piernas y pies. La furia fue voluntad; se hizo levitación.
La levitación se hizo verdadero vuelo, la cabeza de Cromwell voló,
hecha una Furia.

Inglaterra lloraría sangre al verlo, testa voladora; sentía retorcerse
de vengativo placer, a sus cabellos, vueltos serpientes.

La Cromwellcabeza cortaría la suya cada inglés, con sus propias manos. Si recuperara sus manos, claro.
Eso sí sería un milagro.

@yuriikko

Sí, la testa voladora era toda una Eurinia, personificación de la venganza. En adelante la cabeza de Oliver sería una segunda Tisífone.

Ahora el cuento de @_artillero, Manuel Solís, que dedicidamente, es  muy surrealista.

Commonwealth

“Soy una cabeza en un frasco de conservas; bocadillo real; discurso de pepinillos y salmuera; cálido vientre materno de cocina. Cocina: brujas en aquelarre deseándome en su estofado; ¡el gato fue guisado siete veces!, siete, guiño de Tiqué, beso de vidrio. El vidrio de mi frasco, Quintaesencia del cristal, mis cinco sentidos y una etiqueta: ‘OLIVER CROMWELL’ ‘Oliverius Cromañonis’. Diversión inmunda de boquiflojos, caníbales con dientes de oro, ¡saludos Mister Taxman!, engendro desangrador de sol a sol. El sol, ardiente paseante de mi rostro, el lado izquierdo gris y sin oreja, el derecho, pergamino de mirada blanca. Pergamino edicto expulsándome de mi tumba, recamara de madera y piedra, de historia y gusanos; gusanos, masas hambrientas y ciegas.

“¡El rey ha muerto! ¡Viva el rey!” Claman. El rey, asesino de muertos: — desenterrandlo y decapitadle—bramó. ¡Ja, ja, ja, ja! Bebé amamantado por su padre, ¡ja, ja, ja!. Infantes, albiones pérfidos señalando con deditos regordetes mi jaula transparente. Aire compactado aprisionando una testa cantora, ¿querrán oírme cantar tweet, tweet, tweet? Burbujillas en mis labios curtidos. ¿Oxígeno subiendo al corcho? ¡Pides demasiado! Después de todo, solo soy una cabeza humana en un frasco de conservas.”

@_artillero

Para estimular la creatividad, ese tercer ojo, nada mejor que el surrealismo. En esta ocasión procuramos mirar más allá de la superficie cotidiana de las cosas y sentirnos libres de escribir disparates fabulosos, hacer de cuenta que estábamos soñando. ¿Quién ha oído cantar a alguien con voz de campana de plata que suena a cristal que chifla como ruiseñor? Nadie, pero nos lo podemos imaginar…

Gracias por leer

@yuriikko

 

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: