Skip to content

El hueco, el lugar más triste del mundo

June 25, 2014

the gap

 

Hola, esta ocasión en el taller de creación literaria #10alas10, ya que actualmente nos dedicamos al estudio de los distintos tipos de metáfora, ejercitaremos la Metagoge, que consiste en conferir acciones, sentimientos, sensaciones, en una palabra, vida propia, a las cosas inanimadas; pero no se limita a los objetos, sino que puede extenderse a un lugar. Este recurso retórico es muy socorrido para describir el escenario de una historia, y comunicar el estado de ánimo que regirá la misma, es un gran establecedor del tono.

Una Metagoge sería decir que el paisaje estaba triste. ¿Puede un paisaje estar triste? No, puede estar triste la persona que observa el paisaje, éste sí puede influir en tal estado de ánimo, claro, por el clima, por ejemplo. Pero cuidado, no se trata de una antropomorfización, no se trata de transferir los sentimientos humanos al entorno. Se trata de un recurso para expresar las emociones que este puede desencadenar. Sí digo “está alegre el día”, quiero decir con ello, que la luz, o el clima, me ponen alegre a mí. Un metagoge más sofisticado sería decir “ríe el día”, para expresar esa misma alegría. ¿Me explico?

Creando algo más largo: “El sol se retiraba de puntillas de la somnolienta ventana y todo el cuarto de hospital respiraba tenuemente, para no despertar a su huésped, pequeño bulto bajo las sábanas, contritas de estar tan frías, de no poder calentar aquellos huesos desamparados; la noche, preocupada, presentía que no llegarían a conocer el nuevo día”.

Estoy dotando de animación a cosas que no la tienen, para crear un estado de ánimo, describiendo el entorno. En contraste, al humano, le quito animación, lo reduzco, metafóricamente, a un “bulto”, a “huesos”. Espero les pueda ilustrar.

Ahora que ya sabemos qué es una metagoge, la emplearemos para elaborar nuestro cuento, estamos en el ciclo de Personajes Tristemente Célebres, y en esta ocasión utilizaremos la magia de la literatura para que el protagonista será un tristemente célebre lugar. The Gap, en Australia, acantilado peninsular en South Wales, Australia, paisaje de particular y arrobadora belleza que no solo atrae a los turistas, sino a aquellos que desean terminar con su vida. The Gap es conocido por los muchos suicidios de los que ha sido escenario.

Haremos expresarse  a tan trágico lugar, a través de cuentos. A continuación el mío, inspirado en él.
El Hueco

El cabello de la joven cabizbaja tapaba sus ojos. La brisa se los apartó con suavidad para ver su color. Azul.

Azul verdoso, rectificó el agua, reflejándose en ellos, aparentemente plácida; apenas rizada. Más aquella mirada no era plácida.

Reconocía en ella su misma  engañosa apariencia de calma cristalina. Un mar sabe de corrientes profundas.

Con el tiempo, el agua, el aire y el cielo de aquel pedazo de mundo llamado El Hueco, habían llegado a comprender la tristeza.

Tantos otros  habían ido a mirar sin ver su belleza, emanando angustia, que ya era una fragancia del ambiente.

El Hueco se perfumaba de humedad, ramitas rotas, dolor y soledad. Olía al otro Hueco dentro de aquellos corazones de hombre.

Los que iban allí, ya llevaban su propio paraje solitario dentro de sí, su propio pequeño abismo, en que ya se habían ahogado.

Por eso El Hueco los recibía amorosamente cuando se decidían a saltar, sus aguas se ahondaban para ellos, en comprensivo abrazo.

Un instante último de pánico en el que los cuerpos, necios, luchaban por respirar, hasta que la  voluntad de morir vencía.

Algunos no eran rescatados y El Hueco los absorbía, transformándolos en alimento del universo. En pura energía.

 @yuriikko

 

Ahora un texto, que si bien no es estrictamente un cuento, es una reflexión llena de bellas metagoges, aportación de @Veros_Ruiz

Los vericuetos de la tristeza
Los caminos son traviesos, juegan a ser laberintos. Se divierten creando incertidumbre en las risas que pronto se han de borrar. Con la mirada perdida los azules del mar se evaden, piensan en su destino, se desgarran en oleajes que los harán naufragar.
Las aves se refugian en la alegría de aquel verde follaje; tienen miedo al viento que las llama a delitos cometer. Los vericuetos del camino hacen bromas, son sarcásticos con el viajero. Los pone en disyuntivas, decisiones han de ser.
¿Dónde cabe la alegría en aquel paisaje The Gap? Se esconde, no quiere ser vista, se pone su melancólico disfraz.

Las figuras caprichosas de las nubes, se ríen, se quedan serias. A lo lejos se vislumbra una tristeza que el nubarrón ha de llorar. La rudeza del peñasco, regaña al abatido, lo enfrenta a su destino. Le grita que no quiere verlo perder.
En el fondo del océano se ha anegado el desconsuelo. Los cantos de sirena sin esperanza han de sonar. El sonido de olas es solfeo de un fúnebre canto. El enojo de la espuma de aquel oleaje choca entre piedras queriéndolas romper. En el aire se respira la tristeza que va dejando a su paso aquel viajero. En el cielo se dibuja la historia con trágico final.

@Veros_Ruiz

Gracias por leer. Estos ejercicios corresponden, como decía al principio, al taller de cuento impartido gratuitamente a través de la red social twitter, que tiene actividades cada miércoles a las diez de la noche hora centro de México. Si a algún lector interesara participar, puede contactarme.

@yuriikko

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: