Skip to content

Minicurso de cuento 14. Cuento contemporáneo.

November 15, 2012

20121114-232600.jpg

Este es el último tema del curso de historia y práctica del cuento hispanoamericano; ha llegado el momento de escribir como contemporáneos. Para esto, claro está, hay que estar conscientes de la realidad política, social y artística de la época en que vivimos. El estado del arte actualmente está definido casi en su totalidad por el modelo norteamericano-capitalista/democrático-liberal, con todos sus valores, símbolos y significados culturales grabados en el inconsciente colectivo. Las condiciones materiales de la vida influyen marcadamente.

Tras un breve período en que los escritores nacidos en los 50’s y 60’s revivieran el cuento histórico, es decir, no situado cronológicamente en el presente sino en alguna otra época del pasado, cuyo lenguaje utilizaban, desde mediados de los años 80, con la popularización de la computadora personal en los hogares y posteriormente de la worldwide web, las nuevas generaciones de cuentistas parecen estar, a decir de Seymour Menton, “obsesionados con la cultura popular de Estados Unidos y su efecto sobre los jóvenes hispanoamericanos: una generación entregada a tragos, drogas y aberraciones por culpa del cine y de la televisión, MacDonalds y los computadores Mac, centros comerciales y autopistas”.

20121114-233117.jpg

También afirma Seymour Menton, y lamentablemente estoy de acuerdo, en que las nuevas generaciones de cuentistas no han publicado algo verdaderamente sobresaliente. Las colecciones y antologías de cuento contemporáneo siguen publicando a autores que hoy día frisan entre los 60 y 80 años. Por supuesto que incluiré un cuento de ejemplo de un par de estos escritores, porque es un buen ejemplo. Los veinteañeros y treintañeros que han publicado recientemente carecen de la calidad e innovación de sus predecesores. Digamos que no ha madurado aún la nueva generación. Sin embargo, me he dado a la tarea de buscar entre los ganadores recientes de premios y he hallado cosas muy buenas; habrá también en la lista de lecturas un cuento ganador del premio Juan Rulfo 2010, hace dos años apenas, ganado por un escritor prácticamente desconocido, que despertó mucha polémica por ser considerado “feo” o “común”. Y es que los analistas opinan, y creo que tienen razón, en que el público lector contemporáneo en su mayoría está conformado por “evasores”, término con el que también acusan los críticos a muchos nuevos escritores. Esta nueva generación teme enfrentarse a la realidad, y leer sobre ella. En la era de la WWW, la mayoría de sus usuarios la utiliza como herramienta de entretenimiento y diversión. Se prefiere leer/escribir sobre lo “cool” que son las drogas, el sexo y la tecnología, o refugiarse en fantasías vacías, sin mucho aporte literario más que el de una belleza superficial. Sé que no es cuento, sino novela, pero un buen ejemplo de esto podría ser el fenómeno “bestseller” de la saga Crepúsculo.
Es decisión del autor contemporáneo si escribir comercialmente para complacer a la mayoría, o escribir para hacer arte. Que no siempre es convencionalmente bello, que no siempre habla de cosas amables y bonitas. El arte sabe encontrar la belleza más profunda donde menos se la puede sospechar.

No deseo desanimarlos. Los buenos cuentos sí se escriben aún, aunque sin mucha relación unos con otros. No se les puede agrupar con facilidad. Actualmente no hay una corriente literaria tan característica o definida como las de antaño. El cosmopolitismo sigue vigente. Los autores hacen una mezcla de cubismo, surrealismo, realismo mágico y existencialismo adaptado a la época actual. Algunos son neo-neorrealistas.

20121115-000615.jpg

Bien, continuemos.

Abarcaremos brevemente la historia desde 1985 al año 2000, para refrescar la memoria. De ahí en adelante, aunque incluyo un todavía más breve resumen, todos hemos de recordar muy bien lo que hemos vivido y presenciado. La experiencia personal es mucho más valiosa que cualquier dato histórico consultado a la hora de escribir; por más joven que sea el autor, siempre es recomendable que, además de investigar sobre los hechos que relate, recurra a su visión personal. Es lo que hace único a un artista.

Bien, a la historia. Espero no aburrirlos.

La grave crisis de principios de los 80’s no dejó otro camino que la apertura de México al mercado mundial. En 1986 se adhirió al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.
En el norte del país se les abrieron las puertas a Estados Unidos para instalar sus fábricas maquiladoras. México ofreció mano de obra barata, y aceptó la condición de que el producto terminado no se pudiera vener en territorio nacional; que estuviera destinado únicamente a la exportación.
Para 1987 la inflación era del 160%. Bajo estas circunstancias, era previsible que para las elecciones de 1988 disidentes priístas formaran un partido de izquierda (Corriente Democrática) y que de ella surgiera Cuauhtémoc Cárdenas, un fuerte opositor a la tradición de presidentes priístas que desde 1929 no habían logrado estabilizar económicamente al país; pareciera que México no había superado nunca la depresión económica mundial de principios de los 30’s.
Sin embargo, tras una escandalosa “caída del sistema” de cómputo, el triunfador de las elecciones presidenciales resultó ser el priísta Carlos Salinas de Gortari, lo que provocó las protestas de Corriente Democrática y Acción Nacional, los otros partidos contendientes. Para ahuyentar al fantasma del fraude electoral de la memoria colectiva, el nuevo presidente Salinas recurrió al primer de varios impactos mediáticos en su mandato, la captura de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, líder del sindicato petrolero (afiliado al PRI), y que a través de él controlaba la cámara de diputados y senadores. Con este “golpe”, Salinas se ganó el favor popular, al ir aparentemente en contra de los intereses del partido oficial, pero realmente se apropió del poder de Hernández Galicia. Otra “muestra” fue el permitir que por primera vez u panista ganara una gubernatura, Ernesto Ruffo, en Baja California.
En 1989, también escindido del PRI, nació el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Mientras tanto, el Nuevo Orden Mundial se establecía. En 1989 cae el Muro de Berlín, en 1990 desaparece el bloque de países socialistas europeos y en 1991, con la famosa Perestroika, también la Unión Soviética. El neoliberalismo de Estados Unidos y Gran Bretaña se convirtió en el modelo a seguir para toda nación que quisiera participar en el mercado mundial. En México, la liberal apertura a la inversión privada no se hizo esperar, empezando por los bancos y Teléfonos de México. Empezó el liderazgo de Carlos Slim.
Por otra parte, se proclamó la libertad de culto y se reestablecieron las relaciones diplomáticas con el Vaticano.
Se renegoció la deuda externa, con beneficio para la macroeconomía, pero no así para la economía privada de la población; no había empleos. Los deudores de la banca, que habían visto multiplicarse exponencialmente los intereses que les eran cobrados, se organizaron en el movimiento civil El Barzón.

El gobierno seguía diciendo que México estaba a punto de convertirse en una economía del primer mundo, y propagandizó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá de 1993 como un pase garantizado. Lo que logró fue hacer la economía mexicana ampliamente dependiente de la estadounidense.

1994 fue un año en el que el país sufrió una conmoción tras otra; enero empezó con la declaración de guerra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional al Ejército Mexicano, y a su comandante supremo, Salinas. Chiapas, era, y es aún, de los estados más pobres del país, con un alto porcentaje de población indígena sumida en la miseria, ante la negligencia gubernamental. Luis Donaldo Colosio, candidato a la presidencia del PRI, fue asesinado en marzo. Ernesto Zedillo que lo sustituyó, ganó las elecciones en julio. José Francisco Ruiz Massieu, de las altas esferas del priísmo, fue asesinado en septiembre, seis meses después de Colosio.
En diciembre, el peso se devaluó casi un 100%. Salinas dejó la presidencia, acusado, entre otras cosas, de mandar a asesinar a cientos de opositores políticos. Zedillo recibió un país en una crisis fortísima.

20121115-000700.jpg

La economía decreció más de 6% en 1995. Aumentó el desempleo, no hubo aumento de salarios pero sí aumento de las tasas de interés de los préstamos bancarios. Zedillo pidió ayuda a Estados Unidos, y hubo de pagar a los bancos los préstamos que sus deudores no podían pagar, a través del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa): 60 000 millones de dólares más los intereses. Se critica a esta medida porque los más beneficiados con ella fueron los empresarios más poderosos, cuyas operaciones, para empezar, estaban bajo sospecha de ilegalidad.

La prolongada sequía de aquellos años dió el golpe de gracia a los campesinos, que intentaban, sin lograrlo, competir con los productos de importación. La migración a Estados Unidos fue un verdadero éxodo. En un año, por sí solos los migrantes mexicanos aportaron a la economía mexicana 6,000 millones de dólares mediante los envíos que hacían a sus familiares.

La sociología destaca el aumento en el número de divorcios y de hogares encabezados por mujeres.

Cientos de indocumentados morían cada año en el intento de cruzar la frontera.

Los feminicidios en Ciudad Juárez empezaron a ser noticia frecuente. Se documentaron 300 en 1997. A la fecha suman miles.

También en 1997 se registró el triunfo del primer candidato de izquierda a la regencia del Distrito Federal: Cuauhtémoc Cárdenas.

También en este año el PRI perdió por primera vez la mayoría en la Cámara de Diputados.

Hubo una patente ruptura entre el IFE y el PRI.

20121115-001604.jpg

En 2000, se declara ganador de las elecciones presidenciales a Vicente Fox, que derrotó a Cuauhtémoc Cárdenas, del PRD y a Francisco Labastida del PRI. Fue el primer presidente no priísta desde 1929.

Ya recordarán ustedes qué pasó después. Algunas cosas por las que más se le recuerda: la propuesta de IVA a los medicamentos, la pretendida expropiación de terrenos a ejidatarios de Atenco (se pretendía “comprar” 4,550 hectáreas por 7 pesos cada metro cuadrado) para construir un nuevo aeropuerto, con las consiguientes protestas que finalizaron con la represión violenta por la policía del Estado de México de los manifestantes agrupados en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra. Enrique Peña Nieto era entonces el gobernador. El saldo: más de doscientas personas detenidas y torturadas, 29 mujeres abusadas sexualmente, dos muertos. Hasta la fecha Fox y Peña afirman que el gobierno simplemente hizo lo que le correspondía; que se limitó a ejercer su autoridad, para contener disturbios. Se respaldaron uno a otro. Era de esperarse que Fox se pronunciara a favor de Peña en las pasadas elecciones.
También se le recuerda por la creación de la Agencia Federal de Investigación, AFI, dada la corrupción de la Policía Judicial, la AFI, con la colaboración DEA y la Interpol, debía atacar al narcotráfico; sin embargo, acabó siendo disuelta después de operaciones irregulares y procesos de investigación a cierto número de sus integrantes por corrupción; se presume estaban filtrando información al narco ya fuera por amenaza o por soborno.
Otro caso de corrupción recordado en el mandato de Fox fue el tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito relacionado con los Bribiesca Sahagún, sus hijos adoptivos.

Otro sonado caso fue el proceso de desafuero contra López Obrador cuando era jefe del Distrito Federal; se pretendía revocar su inmunidad política para que recibiera sanción legal por ignorar una orden que prohibía continuar la construcción de una nueva autopista que atravesaría el terreno El Encino, que había sido expropiado en la jefatura de gobierno anterior. Esto se presume fue una estrategia para impedir que López Obrador fuera candidato a la Presidencia de la República en las siguientes elecciones. La presión social y mediática nacional e internacional hizo que Fox pactara un acuerdo con López Obrador y dar marcha atrás a su desafuero.

Otro rasgo característico del gobierno de Fox: roces diplomáticos internacionales causados por sus desafortunadas declaraciones, racistas, como “los mexicanos hacen el trabajo que ni los negros quieren hacer”, cuando trataba de llegar a acuerdos de política migratoria con estados Unidos, o “nos engañaron como a viles chinos”; sexistas, como “lavadora de dos patas”, refiriéndose a las mujeres que lavan la ropa de sus familias; o el famoso “comes y te vas” que le dijera a Fidel Castro, para que no incomodara con su presencia al presidente de Estados Unidos. Este y otros exabruptos y malas decisiones enfriaron considerablemente las relaciones entre México y otros países de Latinoamérica, como Brasil, y Ecuador, con los que rompió acuerdos. También hubo enfrentamientos con Venezuela, y los integrantes de Mercosur, Argentina, Uruguay y Paraguay. Buscando apoyo para su reforma migratoria, Fox siempre trató de complacer las exigencias del presidente Bush en el intercambio comercial agrícola, sin importar que esto no conviniera económicamente a estos países.

Fox se despidió del gobierno con otra frase memorable:

“… ando libre… ya digo cualquier tontería… ya no importa… total, ya me voy”.

Un mérito reconocido a Fox por los analistas es cierto avance en acuerdos migratorios con Estados Unidos, pagado, opinan, con un patente servilismo.

Ya ven, como mencionaba al principio, el arte no escapa de la realidad política y social. Eso es el estado del arte ahora. La cultura norteamericana marca, condiciona. Es modelo.

Pero concluyamos. Otras aportaciones beneficiosas de Fox fueron el Seguro Popular y la pensión a adultos mayores.
Sin embargo, millones de mexicanos continúan en extrema pobreza; la brecha entre clases sociales siguió anchándose. La inseguridad creciendo. La crisis de empleo no ha mejorado.

Crisis que el siguiente presidente, Felipe Calderón, prometió resolver, autoproclamándose “el presidente del empleo”. Terminó siendo reconocido como el de la guerra contra el narcotráfico, con 71 mil 804 muertes relacionadas, según el conteo hasta julio del presente año.
Calderón también ha sido cuestionado, como Fox, sobre los fondos que financiaron su campaña, por nepotismo y tráfico de influencias en aras del enriquecimiento ilícito. También, como Salinas de Gortari, fue acusado de llegar a la presidencia fraudulentamente. A lo que contestó, al estilo de su predecesor Fox, con una frase memorable “haiga sido como haiga sido, pero ganamos”.

Y lo mismo que a Fox, se le reclama a Calderón su servilismo a el presidente Barack Obama y a Hillary Clinton.

En conclusión; la alternancia política entre el PRI y el PAN no modificó en absoluto la red de privilegios y corrupción, dirigida desde las altas esferas políticas, empresariales y eclesiásticas, ni cambió un ápice la política neoliberal que no duda en comprometer intereses nacionales a cambio de favores internacionales; los dirigentes del país sirven al capitalismo, sean de uno u otro de los dos partidos, a los que se les llama burlonamente, PRIAN. Aún hay represión, censura y control.

20121115-001824.jpg

De la situación en estos días pues qué les digo que no sepan ya. Parafraseando a Calderón, “haiga sido como haiga” sido, tendremos nuevo presidente en diciembre.

El arte contemporáneo (no en su totalidad, hay excepciones) parece servir también al capitalismo. La fusión entre producto comercial y arte es la moda. Se recurre a la ilusión y la evasión. A la belleza superflua.

Ustedes decidan, queridos cuentistas, qué hacer de ahora en adelante. Qué temas elegir y cómo abordarlos. Hay tres direcciones en las que se ha ido desde los ochentas: la primera, una regresión a tiempos distintos, el cuento histórico. Acaso los escritores encuentren cosas más bellas, ideales y románticas en el pasado, que en el presente, del que prefieren evadirse.
La segunda, una mezcla de las cuatro vertientes del cosmopolitismo. Realismo mágico, cubismo, surrealismo y existencialismo. Los escritores que actualmente pasan de 60 años son quienes más lo hacen al estilo clásico de Borges o García Márquez. Las generaciones más jóvenes aún escriben así, aunque eligiendo otros temas.
Tercera, el cuento o novela “de película”. “Gringa”. No porque precisamente esté situada en Estados Unidos, sino copiando su modelo de éxito comercial. Algo digerible para las masas. Géneros de cuento y novela como si fueran de película: romántico pop, thriller, detectivesco, noir. Todo con sexo incluido, eso vende.

Por otra parte, están los indies. Los independientes, que eligen sus temas de la realidad, sin juzgarla. Solo cuentan lo que es. Una especie de neorrealismo sin fórmulas. Decía antes, que no se puede agrupar aún a los exponentes con mucha facilidad.

Yo me estoy atreviendo a clasificar de acuerdo a mis estudios y observaciones, y consultando lo que dicen los expertos; lo cierto es que tendrán que pasar algunos años más y que se publiquen antologías y críticas nuevas. A lo mejor leo de alguno de ustedes en ellas.

El último cuento a entregar es totalmente libre. Ustedes eligen tema, estilo, todo. Hasta la extensión. Rompemos la regla como celebración de fin de curso. Si desean escribir más de diez tweets, adelante.

Por supuesto que ya no debe haber ni una falta, omisión, error de dedo o distracción. Se deben a sí mismos un texto perfecto. Escriban con amor, con dedicación, entrega. Investiguen. Si hay dudas, estoy a su disposición para consultas. Sean perfeccionistas. No se permitan ser otra cosa a partir de este momento. Ya vieron como está nuestro querido país. Hagamos el cambio hasta en las cosas que aparentemente no tienen importancia. Cambiemos la mentalidad del “a’i se va” por la de las cosas bien hechas.

Bien, las lecturas serán cuatro. Es mucho pero son importantes. Tómense el tiempo de leerlas.

1. Cuento histórico. Cuento Las dos orillas (fragmentos), de Carlos Fuentes, sobre la conquista de México. Escrito con riguroso apego a la historia, concienzudamente documentado.

2. El perro amarillo.
http://wp.me/p2CJMw-6K

Cuento cosmopolita contemporáneo que ejercita el realismo mágico.

3. De encono de Hormigas.
http://wp.me/p2CJMw-6O

Cuento cosmopolita contemporáneo que combina cubismo/feminismo/neorrealismo. Recordarán este cuento, leímos un fragmento en el feminismo. Ahora lo leeremos completo. Es largo, pero paciencia. Es muy interesante y es un buen retrato de la sociedad mexicana.

4. El arenero.
http://wp.me/p2CJMw-6I

Cuento ganador del premio Juan Rulfo 2010. Por un autor casi desconocido entonces. Podría ser uno de ustedes…

5. Más rápido que mi bala.

Todo lo que comentaba al principio sobre el estado del arte actualmente, está en este cuento de Bernardo Monroy. Buena ilustración de la opinión de Seymour Menton sobre los escritores jóvenes desde la llegada del internet y las Macs. Pero bueno, al menos eso es realismo puro; hoy día Facebook es parte importante de la vida cotidiana, como lo era recibir cartas lacradas en 1800. Eso es lo que hay. Monroy nació en 1982 y ha publicado dos libros impresos y uno digital, este último, “Slasher”, lo pueden descargar en zonaliteratura.com. A todos los que les guste el #microhorror les gustará. Es del género.

http://wp.me/p2CJMw-6T

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: