Skip to content

Princesa

October 15, 2012

20121015-011127.jpg

Princesa

Por @Mareroja
Editora: @yuriikko

“Ania había esperado tanto su cumpleaños, y con tanta ansiedad, que no había conciliado el sueño dos noches seguidas.
Su madre le había confeccionado el más hermoso de los vestidos, con lilas, como ella se lo había pedido. lilas de verdad.
La mañana de su cumpleaños, Ania corrió a la sala de su pequeña casa de tres habitaciones, a recibir su regalo.
El vestido, hermoso, rosa con lilas, de encajes blancos, seguramente le había costado a su madre un gran esfuerzo.
-Gracias, mamá-. Y la abrazó, mientras su madre le decía: -Cuídalo mucho, es delicado. ¡Disfrútalo!- Y Ania se lo fue a medir.
Una camioneta pasó ferozmente cerca de ella, alzando el polvo, más Ania supo esquivarlo con una sonrisa. El vestido estaba bien.

Llegó al colegio. Sonrojada de felicidad presumía a sus amigas las lilas del vestido. -¡Son lilas de verdad! -Y daba vueltas.

Una niña celosa, actuando con malicia, tomó un puñado de lodo seco y se lo aventó a Ania, directo a las lilas, y otro después.

Ania lloró. Sus lilas eran ocre. Deshacíanse como su sueño de ser Princesa. Se hincó, raspándose. No cumplió la promesa a mamá.”

Esta versión ya ha sido editada. El texto original fue enviado a través de twitter bajo el HT #10alas10 como ejercicio de la corriente neorrealista, atendiendo al Minicurso de Historia y Práctica del Cuento Hispanoamericano, documentado en este blog. La lección teórica puede consultarse bajo el título Minicurso de Cuento 10. Neorrealismo.

Análisis:

Este es un cuento sobre la competencia biológica femenina, y el condicionamiento inconscientemente machista con que se educa a las niñas. Descubran porqué, leyendo…

El cuento aborda el primer enfrentamiento de la niña protagonista, con la rivalidad entre mujeres. La histórica falta de solidaridad femenina, manifestada en envidia, celos y los actos malintencionados que se derivan de tales sentimientos. Es una buena observación, Mariana. Esto es consecuencia de la evolución de las especies. La competencia entre mujeres por ser la más atractiva es instintiva. Si son las más llamativas, conseguirán pareja y perpetuarán la especie. Esto, las niñas no lo saben conscientemente. La mayoría de las mujeres adultas tampoco. Pero sin duda muchas se dejan dominar por ese instinto poco racional y agreden a otras. La pequeña Ania sufre la primera agresión de otra mujer, es lastimada y empieza a notar que debe defenderse de la competencia. Con suerte, aprenderá a superar estos instintos básicos y mostrarse solidaria con sus compañeras de género. Pero esto no lo sabemos, porque el cuento solo retrata un instante. Por su primera reacción, no defenderse, sino darse por vencida y caer de rodillas ante su agresora (acto de sumisión y derrota), suponemos que Ania va a sufrir. Tenderá a dejarse victimizar.

Otra cosa que también nos comunica esta historia es el condicionamiento social a las mujeres, en su infancia, para creerse “princesas”. Condicionamiento impartido por los propios padres. El tratamiento de “princesas” enseñado a las niñas, las hacer creer que son especiales, o en otras palabras, superiores y que merecen trato distintivo y todas las prerrogativas, sin ganárselas, solo por ser “niñas lindas”.
En apariencia esto se limita a los vestidos hermosos y los adornos más primorosos; se puede creer inofensivo, pero las mujeres crecen con una limitación inconsciente. No estarán preparadas para enfrentarse al “mundo real” si esperan que todos las mimen y las traten con delicadeza. Después, incongruentemente, la sociedad les dirá que son iguales en derechos y obligaciones a los hombres. Entonces, probablemente las “princesas” quieran todos los derechos, pero les cueste trabajo renunciar a sus privilegios “de niñas” y cumplir con todas las obligaciones. La espera del “príncipe azul” es otra consecuencia. Pero no se aborda aquí, así que no ahondo en eso. Esto es un análisis del contexto social implícito en el cuento.
Pero en fin, el incidente del lodo arrojado en el vestido de Ania, le hace darse cuenta de que realmente no la van a tratar así, como princesa (como la trata su mamá), fuera de su casa. El episodio de la camioneta que pasa “ferozmente (ese es un adjetivo que se usa para un animal)” es un indicativo de lo que le espera a Ania en el mundo exterior. Si es así como la tratan socialmente cuando es niña, imaginemos su adolescencia, su adultez. Ania empieza a darse cuenta de que no vive “en un cuento de hadas”. Todo esto, resumido en un cuento breve, sea intencional o proyección inconsciente (asumo que la intención era hacer sentir pena al lector por la pequeña protagonista, tú me dirás si acierto o me equivoco), es un buen logro. Bien contado, Mariana.

Solo una observación: el neorrealismo aborda la vida de los más pobres. Acaso faltase aclarar que los esfuerzos de la mamá de Ania fueron no solo físicos al esmerarse en la confección del vestido, sino económicos. Y falta redondear el final. Decir que no cumpió con cuidar el vestido, por el sentimiento de derrota que se apodera de ella, revelado por el acto simbólico de hincarse. Sin embargo, que aún le pese defraudar a su madre.

Comentarios respecto a la ortografía y puntuación:

Mariana tiene buena ortografía en general, solo le faltó un acento y puso algunas iniciales equivocadamente mayúsculas o minúsculas. Me inclino a creer que la omisión del acento fue por error, no por ignorancia. Y lo de “Lilas” con mayúscula, un caso de corrección automática. Solo hay que poner atención.

El resto de las faltas fueron la omisión de puntos y aparte, dos puntos, comas y la supresión de espacios. Como Mariana se ha integrado recientemente, no ha tenido oportunidad de saber que en el curso buscamos crear literatura seria y formal. Cada texto debe (o debiera, porque aún no lo hacen todos) presentarse tal como se vería impreso en un libro: sin un solo error. Impecable. La supresión de espacios también es falta.

El problema de presentar los ejercicios a través de twitter es precisamente, el espacio. Pero como decía a @_artillero, el disciplinarse a las reglas y circunscribirse a los 140 caracteres (incluyendo numeración y HT) es beneficioso. Una, para convertirse en un escritor ordenado y profesional; dos, para depurar nuestro estilo, para aprender a redactar limpiamente, sin excesos innecesarios. Voy a citar a Cortázar, refiriéndose a Borges:

“Borges me enseñó a eliminar todos los floripondios, las repeticiones, los puntos suspensivos, los signos de exclamación inútiles, y eso que existe en mucha mala literatura que consiste en decir en una página lo que tan bien se puede decir en una línea…, (en Marco, J.: 1981, pág. 37)”

Un consejo que puede resultar útil a Mariana y a todos: que le quite los puntos a la numeración y se los conceda al final de sus párrafos. Así no estaría desobedeciendo ninguna regla ortográfica. Está permitido que la numeración vaya sin punto cuando no se trata de un listado. Por ejemplo, en la numeración de páginas. Un tweet es una página de un microblog. Por eso yo prefiero numerar al calce y no al principio. Además, así interfiere mucho menos con la lectura del texto. No lo invade, como cuando se escribe al principio. No es una lista de tweets. Es un cuento seriado. En páginas numeradas.

Tallereo:

Texto original:

“Ania había esperado tanto su cumpleaños, y con tanta ansiedad que no había conciliado el sueño en dos noches seguidas*
Su madre le había confeccionado el más hermoso de los vestidos, con lilas, como ella se lo había pedido. Lilas** de verdad***
La mañana de su cumpleaños Ania corrió a la pequeña sala de su casa de tres espacios,****cocina,*****recámara y sala,******a recibir su regalo*******
El vestido, hermoso, rosa con lilas, con encajes blancos, seguramente le habría llevado a su madre un esfuerzo admirable…
-Gracias mamá-******** Y la abrazó mientras su madre le decía -*********Cuídalo mucho, es delicado, ¡Disfrútalo********** Ania!- Y Ania se lo fue a medir***********
Con el vestido puesto con orgullo, Ania caminó a su escuela, cuidando de no ensuciar su vestido, dando brinquitos por el baldío***********
Una camioneta pasó ferozmente cerca de ella, alzando el polvo, pero Ania supo esquivar*********** con una sonrisa, el vestido estaba bien***********
Llego*************al colegio y sonrojada de felicidad presumía a sus amigas las lilas del vestido -¡Son lilas de verdad!- Y daba vueltas**************

Una niña celosa, actuando con malicia, tomó un puñado de lodo seco y se lo aventó a Ania, directo a las Lilas**************, y otro después****************Ania lloró, sus Lilas****************eran ocre, se estaban deshaciendo como su sueño de ser Princesa,*****************se hincó y raspó sus rodillas,******************no cumplió*******************”

* Falta punto.
**Con minúscula inicial, “lilas”.
***Falta punto.
***Falta dar espacio.
*****Falta dar espacio.
******Falta dar espacio.
*******Falta punto.
********Falta punto.
*********Faltan dos puntos. El uso del guion para indicar un diálogo no exime del uso de comas, puntos, punto y coma y dos puntos, según sea el caso. El que sea pertinente de ellos, va antes o después del guion, según el caso. Más adelante estudiaremos esto.
*********Si antes del signo de exclamación hay una coma, la palabra posterior al signo debe empezar con minúscula. Pero en este caso, sería mejor sustituir la coma por punto para separar las sentencias. En ese caso, la palabra después del signo sí puede iniciar con mayúscula.
**********Falta punto.
***********Sintaxis. Lo correcto sería “esquivarlo” se refiere al polvo.
************Falta punto.
*************Llegó. Acento en la o.
**************Falta punto.
***************Falta punto.
****************Con minúscula inicial, “lilas”.
*****************Ídem.
******************Falta espacio.
*******************Falta espacio.
********************Falta punto.

Edición párrafo por párrafo.
Dejo el HT y la numeración (el cuento fue dividido y enviado en diez tweets) para asegurarme de escribir sin exceder los caracteres disponibles aún tras las reestructuras.

@mareroja: 1. Ania había esperado tanto su cumpleaños, y con tanta ansiedad que no había conciliado el sueño en dos noches seguidas #10alas10

Edición: Ania había esperado tanto su cumpleaños, y con tanta ansiedad, que no había conciliado el sueño dos noches seguidas.

@mareroja: 2. Su madre le había confeccionado el más hermoso de los vestidos, con lilas, como ella se lo había pedido. Lilas de verdad #10alas10

Solo hay que poner el consabido punto final.

@mareroja: 3. La mañana de su cumpleaños Ania corrió a la pequeña sala de su casa de tres espacios,cocina,recámara y sala,a recibir su regalo #10alas10

Aquí hay una redundancia: corrió a la SALA de su casa con cocina, recámara y SALA. Basta decir que son tres espacios y resaltar que es una casa “pequeña” colocando estratégicamente esa palabra. Especificar qué habitaciones eran no es importante para la historia.

Edición: La mañana de su cumpleaños, Ania corrió a la sala de su pequeña casa de tres habitaciones, a recibir su regalo.
3
#10alas10

@mareroja: 4. El vestido, hermoso, rosa con lilas, con* encajes blancos, seguramente le habría llevado a su madre un esfuerzo admirable… #10alas10

*No es precisamente incorrecto escribir “CON lilas, CON encajes” pero la repetición de la palabra está muy cerca y hace ruido. Estilicemos la frase con un sencillo “de”.
E introduzcamos sutilmente el concepto de “costo”. Ecónomico y en términos de esfuerzo. Los puntos suspensivos no son necesarios.

Edición: El vestido, hermoso, rosa con lilas, de encajes blancos, seguramente le había costado a su madre un gran esfuerzo.
4
#10alas10

@mareroja: 5. -Gracias mamá- Y la abrazó mientras su madre le decía -Cuídalo mucho, es delicado, ¡Disfrútalo Ania!- Y Ania se lo fue a medir #10alas10

Otra vez la repetición de la misma palabra tan cerca que casi “choca” una con otra: Ania. No tiene un significado determinante esta repetición, así que quitemos una. Pongamos el punto faltante tras el guion después de “mamá”, y los dos puntos tras el guion de “decía”. Por cierto, en este caso el guion se escribe sin espacio entre la palabra que lo precede. El espacio se usa para separarlo de la que le sigue. En otros, cuando es punto y seguido o punto y aparte, el guion sí se escribe sin espacio, antes de la palabra que inicia el diálogo.
A final del párrafo, pongamos el consabido punto y aparte.

Edición: -Gracias, mamá. -Y la abrazó, mientras su madre le decía: -Cuídalo mucho, es delicado. ¡Disfrútalo! Y Ania se lo fue a medir.

@mareroja: 6. Con el vestido puesto con orgullo, Ania caminó a su escuela, cuidando de no ensuciar su vestido, dando brinquitos por el baldío #10alas10

Hay que poner el punto al final del párrafo.

@mareroja: 7. Una camioneta pasó ferozmente cerca de ella, alzando el polvo, pero Ania supo esquivar* con una sonrisa,** el vestido estaba bien #10alas10

Ese punto… Y la sintaxis.

*”Esquivarlo”.
**Para separar mejor las ideas, sugiero punto en vez de coma.

Reestructura la redacción y todo cabe.

Edición: Una camioneta pasó ferozmente cerca de ella, alzando el polvo, más Ania supo esquivarlo con una sonrisa. El vestido estaba bien.
5
#10alas10

@mareroja: 8. Llego* al colegio y** sonrojada de felicidad presumía a sus amigas las lilas del vestido*** -¡Son lilas de verdad!- Y daba vueltas #10alas10

*Llegó.
**Es más apropiado punto y seguido que “y”.
***Punto.

Edición: Llegó al colegio. Sonrojada de felicidad presumía a sus amigas las lilas del vestido. -¡Son lilas de verdad! -Y daba vueltas.

@mareroja: 9. Una niña celosa, actuando con malicia, tomó un puñado de lodo seco y se lo aventó a Ania, directo a las Lilas,**y otro después** #10alas10

*Con minúscula, “lilas”.
**Ese punto…

Edición: Una niña celosa, actuando con malicia, tomó un puñado de lodo seco y se lo aventó a Ania, directo a las lilas, y otro después.

@mareroja: 10. Ania lloró, sus Lilas** eran ocre, se estaban deshaciendo como su sueño de ser Princesa**,se hincó y raspó sus rodillas,***no cumplió***

*Con minúscula, “lilas”.
**Formalmente, debería ir con minúscula, pero dejo “Princesa” con inicial mayúscula porque así indica la importancia y la reverencia que tiene el concepto para la niña.
***Espacio.
****Punto. Y falta redondear el final.

Edición: Ania lloró. Sus lilas eran ocre. Deshacíanse como su sueño de ser Princesa. Se hincó, raspándose. No cumplió la promesa a mamá.
10
#10alas10

Interesante todo lo que puede comunicar un cuento, ¿verdad? Directo al subconsciente.

Esperamos más textos de Mariana. Bienvenida.

Gracias por leer.

@yuriikko

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: