Skip to content

Las dos fieras

August 18, 2012

Supo que estaba encinta de nuevo un mes después de que su marido volvió a cruzar la frontera, después de una estancia de tres días.
Era la segunda vez que pasaba esto. El niño que concibió su visita pasada, apenas tenía cuatro meses. Había pasado el embarazo sola.
Y a duras penas. Con lo poco que le mandaba él del otro lado, había que alimentar a los niños mayores, a ella misma, y hasta a la gata.
Odiaba al animal, cada piltrafa que le daba le dolía. El odio era mutuo. La gata le huía, rencorosa, y solo se dejaba tocar por los niños.
La gata era el único solaz de sus hijos, pero si por ella hubiera sido, la ahogaba junto con los gatitos que daba a luz periódicamente.
Ahora, con el nuevo embarazo, se le había retirado la leche materna y el bebé lloraba de hambre. Tendría que comprar leche de bote.
Y venía una boca más. La desesperación la hacía pegar a los niños, de solo verlos se ponía tan fiera como la gata al verla a ella.
No tenía para pagar a alguna de las viejas comadres que ayudaban a las mujeres del pueblo que no querían ya más hijos.
Si usaba el poco dinero que le había dejado su marido, no tendrían para comer hasta el próximo envío, en dos meses o tres.
Se ocultó de la gente el tiempo que faltaba. Se las arregló como pudo en casa. Al final, se imaginó que era otro gatito el que ahogaba.
Enterró todo. Puso piedras para que la gata no escarbara. Con voz ausente, recitó: “ruega, Señora, por nosotros los pecadores…”

20120817-182121.jpg

Bien, esta historia fue resultado del estudio de la corriente naturalista, que sostiene que el ser humano puede cometer los actos más bestiales; más crueles y feroces que los de un animal.

La idea la tomé, al ser el naturalismo una forma de realismo, de la situación de las comunidades pobres de nuestro país, muy frecuentemente rurales, en las que los hombres emigran al vecino país del norte en busca del sustento para sus familias. En estas comunidades poco o nada se practica la planificación reproductiva; cada hijo aumenta la miseria; seguramente más de una de estas desprotegidas mujeres ha sentido que ya no desea uno más. Aquí es donde la sociedad ha fallado, siendo incapaz de proveer al menos, las suficientes calidad de vida y seguridad a todos sus integrantes, para evitar estas problemáticas, migración ilegal, aborto, y en casos muy extremos, afortunadamente poco frecuentes, infanticidios, como el que aborda mi cuento, otro caso que no es raro, es el que de vez en cuando, escuchamos en los noticieros: el hallazgo de un bebé recién nacido abandonado en algún lote baldío.

Para ilustrar este cuento me decidí por el estilo fauvista. Me explico. El fauvismo surgió y se desarrolló brevemente en Francia, de 1905 a 1908 (coexistió en tiempo, aunque no en lugar, con el naturalismo literario en hispanoamérica; en Europa, coincidieron brevemente y tuvieron un mentor intelectual en común, el escritor Emile Zolá, autor naturalista que escribió entre decenas más, una titulada La Bête Humaine, la bestia humana) y su principal exponente fue Henri Matisse. El nombre fauvismo (de fauve, fiera en francés) nació del comentario del crítico de arte Vauxcelles al ver la exposición del Salón de Otoño de París de 1905, donde había obras que resaltaban violentamente por sus colores estridentes, usados de forma antinatural, piel pintada de rojo o de amarillo, cabellos azules, cielos verdes, etc. Estando expuesta una obra clásica también, dijo el crítico que parecía la tal, estar rodeada por fieras, refiriéndose a las pinturas extravagantemente coloridas y con un manejo de la figura igualmente alejada de los patrones clásicos; simplificada a unos cuantos trazos, que eran, sin embargo, increíblemente expresivos, con una fuerza vital que parecía saltar de la tela.
Después los mismos pintores aceptaron este calificativo de fieras, considerándolo apropiado, ya que ellos querían retratar el mundo de un modo naturalista, del modo en que lo vería un animal salvaje, básica, instintiva y vibrantemente. Es por ello, que el fauvismo me pareció el estilo más apropiado para ilustrar mi cuento, Las dos fieras.

Y es muy apropiado también el título de las dos fieras para este artículo, pues el naturalismo escribe sobre la bète humaine, la bestia humana, la de los instintos ferales, y el fauvismo mira al mundo con visión de fiera.
Me puse en los ojos de la gata de la historia. Para ella, el recién nacido de la madre humana era una cría tan frágil como sus propias camadas de gatitos, que la cruel mujer ahogó; debió haber presenciado el ahogamiento del bebé igual de horrorizada.
Al mismo tiempo retraté el autoengaño de la mujer, que se imagina al sostener al niño, mientras aún tiene el vientre hinchado del parto reciente, que se trataba sólo de otro gatito.

Bueno, dejo por aquí unas pinturas fauvistas; Autorretrato, de Isaac Grünewald, alumno del principal exponente del fauvismo, Henri Matisse, a quien pertenece la última pintura, muy probablemente la más representativa de la corriente: La Danza.

20120817-190457.jpg

A propósito de la bête humaine, un fragmento de un poeta contemporáneo español, Críspulo Cortés Cortés.

CACIQUE
La india se obscurece con la miseria y el despilfarro atómico
clases con la marca en el entrecejo con esclavos de miseria,
que consienten abusivamente asesinar a inocentes criaturas
humillándonos al torturar sin piedad a esta inocente miseria.

Es el fragmento que mejor corresponde a esta reflexión sobre la bête humaine, representada en el cuento por una mujer pobre y desesperada. En la siguiente entrada pondré el poema completo de Cortés Cortés, el hallo correspondencia con el cuento colectivo escrito por La Sociedad Cuentista dentro del Minicurso de Cuento desarrollado a través de twitter.

20120817-192707.jpg

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: