Skip to content

Minicurso de Cuento. 1. Romanticismo.

July 25, 2012

El cuento en Hispanoamérica, como género literario independiente, empezó con la corriente del romanticismo.
Ésta inicia la era moderna literariamente hablando, en Europa como ruptura con el clasicismo, cuyos parámetros ya estaban superados.
Coincidiendo naturalmente, como lo hace todo nacimiento de una corriente nueva, con las crisis que devinieron en revoluciones políticas e ideológicas, como la Revolución Francesa, y la revolución industrial.

En América se habían terminado las guerras independentistas de los colonizadores europeos; por tanto ese sentimiento de rebeldía estaba fresco y presente en los intelectuales. Los que no optaron por mostrar tal espíritu de lucha en sus obras, optaron por evadirse de la violenta realidad idealizando al amor.

El romanticismo ha sobrevivido dos siglos en el gusto popular; casi toda persona que piensa que algo es “romántico”, piensa en mujeres hermosísimas y galantes caballeros, enzarzados en amores delicados, sublimes, y trágicos. Pero al final, todo se resuelve con boda y un felices para siempre.
Caaasi tienen razón. Así escribían los literatos románticos de hace dos siglos. Excepto por el final feliz, jaja. El final idóneo de una historia romántica es la soledad y/o la muerte.

A los protagonistas de una novela, poesía o cuento romántico, sufren de fantasías que chocan con la realidad; ésto los hace sentirse solos e incomprendidos. El protagonista romántico interpreta esta incomprensión como prueba de que nadie ama tanto, tan bien, y tan profundo como él, que nadie es tan sensible y de sentimientos tan elevados; se siente pues, superior a los demás, y él mismo busca aislarse de la gente práctica que no entiende sus tormentos.

La razón les indica que deben alejarse de aquella situación que les provoca tanto sufrimiento, pero ellos sólo atienden lo que dicta su corazón. A menudo estos personajes se sacrifican por amor.
A esto, en literatura, se le conoce como “exotismo sentimental”.

Lastimosamente, la mala tv, el mal cine y otros medios han desvirtuado al romanticismo clásico de la literatura a simple cursilería. Algo que trata de ser refinado y sublime pero no es. Algo que persigue ideales imposibles de alcanzar, con su respectiva dosis de frustración y amargura.

(Mucho daño ha hecho el romanticismo malentendido. ¡Ya que promueve relaciones destructivas. Uh, ¡vade retro, cursilería! Amor del sano, mejor. Nota de la Yuri redactora)

En el romanticismo había otro tipo de “exotismo” exaltado. El de los nativos, en el caso de hispanoamérica, y el de las clases humildes, en el caso de Norteamérica y Europa. A estas personas se les representa en la literatura romántica, como pobres y buenas, llenas de nobleza espiritual. A esto se le llama “exotismo geográfico”. Todo lo referente a la cultura popular, y sus valores nacionales, era ensalzado. También, en algunos casos solía estar presente algún elemento sobrenatural, pero ligado a la naturaleza, tormentas inexplicables, flores que nacían fuera de lugar o temporada, aves premonitorias, en Europa, duendes y gnomos, espíritus del agua o del bosque, etc.

Bien, en el Minicurso de Cuento escribiremos como primer ejercio uno romántico. Pensando y haciendo hablar a nuestros personajes como si viviéramos en 1812. Historia clásica. Chico conoce chica, y amor, amor y más amor. Pero pongámosle un elemento trágico, un cuento romántico por excelencia es el de un amor imposible. Alguien tiene que morir, muajajajá. Así cumpliremos con las condiciones típicas de un personaje de la literatura romántica. La soledad, la tristeza, melancolía y añoranza (tanto del amor perdido como de su hogar y país, si se encuentra lejos de él). El protagonista ha de sufrir de una infelicidad terrible por amor y el final ha de ser infortunado. Era frecuente que murieran de una enfermedad consuntiva, un terrible accidente o de puura tristeza.

Le pondremos algo de exotismo geográfico, también. La fórmula clásica que refríen hoy en día las telenovelas (las tales me provocan “reconcomio de alacranes en las entrañas” para decirlo garciamarquezcamente. Me hacen enojar, pues. Otra nota de la Yuri redactora). En esa fórmula la protagonista ” sentimentalmente exótica” es la señorita blanca y la “geográficamente exótica” es la sirvienta nativa. Hay otra, en que la historia de amor es entre dos nativos, a menudo usada como trama paralela secundaria, si el cuento está ubicado en un contexto rural, o si lo está en uno urbano, son personas muy pobres.

Ah, un ingrediente sorpresa. Los cuentos incluirán una frase específica que se revelará al último momento, será interesante leer cómo la explota cada uno de los participantes.

Lean, lean, por favor, un cuento, excelente, de Manuel Payno. Mexicano, exponente del cuento romántico. Original excepción que la mujer amada del protagonista no fuera virtuosísima e inocente, para el género. Enjoy. Aquí el link.

http://teecuento.wordpress.com/2009/10/27/amor-secreto-manuel-payno/

From → Uncategorized

One Comment
  1. i love it, really fantastic, explicit and outspoken. good sources and resources to learning. congratulations

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: